Residuos Sanitarios

Servicios de Radiodiagnóstico y Medicina Nuclear

adminsec No Comments

Radiactividad

El Radiodiagnóstico o radiología es una especialidad médica que utiliza varias técnicas de imagen, conjunta o secuencialmente, para ayudar al diagnóstico y el tratamiento del paciente. Actualmente, esta especialidad también incluye la radiología vascular e intervencionista, donde se realizan procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos que incluyen tratamiento de lesiones vasculares, tumores, etc.[1]

La Medicina Nuclear es la especialidad médica que emplea los isótopos radioactivos, las radiaciones nucleares, las variaciones electromagnéticas de los componentes del núcleo y técnicas biofísicas afines para la prevención, diagnóstico, terapéutica e investigación médica [2]. En los últimos años, la Medicina Nuclear ha vuelto a resurgir por la importancia que posee el PET/CT sobre todo a nivel oncológico.

MedicinaNuclear

Los hospitales españoles cuentan con servicios de Radiodiagnóstico y Medicina Nuclear, dotados con menor o mayor tecnología de acuerdo a la complejidad del centro. Estos servicios médicos son catalogados como instalaciones radiactivas de segunda categoría, los cuales tienen que cumplir ciertos requisitos que se encuentran en la legislación dada por el Ministerio de Industria y Energía y el Consejo de Seguridad Nuclear [3], mediante el Real Decreto 1836/1999 (última modificación 26 de marzo de 2015).

El Real Decreto 1836/1999 regula las instalaciones radiactivas en cuanto a:

  • Otorgamiento y efectos de la autorización (artículo 39).
  • Cambios y modificaciones como titularidad, localización, actividades que se realizan, etc. (artículo 40).
  • Desmantelamiento y clausura (artículo 41).
  • Inspección de instalaciones nucleares y radiactivas (artículo 43-46)
  • Licencias y acreditaciones del personal (artículo 55-63).
  • Obligaciones del personal de operación (artículo 64-68).
  • Obligaciones del titular de la instalación (artículo 69-73).
  • Materiales radiactivos, equipos, aparatos y accesorios (artículo 74).
  • Eliminación y tratamiento de sustancias radiactivas (artículo 76).

En España, todo servicio de Radiodiagnóstico y Medicina Nuclear en funcionamiento, debe cumplir con la normativa recogida en el Real Decreto 1836/1999, y posteriores modificaciones.

Rayos_X

Por otra parte, hay que destacar el Real Decreto 1085/2009, que aprueba el Reglamento sobre instalación y utilización de aparatos de rayos X con fines de diagnóstico médico, que tiene por objeto regular:

BOE_RD_Sanitario

  1. La utilización de equipos e instalaciones de rayos X, con fines de diagnóstico médico, incluyendo el uso médico-legal, y veterinario.
  2. El régimen de autorización previa a que se someten las actividades de venta y asistencia técnica de esos equipos e instalaciones.
  3. La acreditación del personal que presta sus servicios en las instalaciones de rayos X de diagnóstico médico.
  4. La realización de servicios y certificación de características técnicas por parte de Servicios o Unidades Técnicas de Protección Radiológica.

Dicho Real Decreto 1085/2009, se recoge en su Artículo 3 el ámbito competencial de las Administraciones Públicas, correspondiendo a las CCAA “la inscripción de las instalaciones de rayos X de diagnóstico médico en su registro correspondiente, el mantenimiento de éste y la autorización, previo informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear, de las empresas de venta y asistencia técnica de equipos de rayos X“.

Por otro lado, en su Artículo 7 señala cuáles son los requisitos específicos de los equipos, pudiendo sólo comercializarse aquellos que cumplen o dispuesto en el Real Decreto 1591/2009, de 16 de octubre, sobre productos sanitarios, si bien en el precitado Real Decreto 1085/2009, hace referencia al Real Decreto 414/1996, de 1 de marzo, el cual fue derogado por el Real Decreto 1591/2009.

Podemos encontrar mayor información en la web de Canal Empresa de la Generalitat de Cataluña donde se señalan los pasos a seguir para solicitar, ampliar, trasladar o clausurar la instalación, o cambiar el titular o dar de baja los equipos [4].

Rueda

La función de Salud, Ética y Compliance (SEC) es comprobar, evaluar, verificar que se cumplen los requisitos y estándares desde la competencia, formación y profesionalidad adecuada, y ello mediante una auditoría combinada que afecta a los riesgos penales y los riesgos administrativos auditando si los equipos y aparatos respetan y son conformes a cuanto dispuesto por la normativa; que el servicio se presta cumpliendo las disposiciones de calidad internas, así como las exigidas por la normativa aplicable, de modo que si se identifican no conformidades se informa al cliente, para que adopte las acciones correctivas necesarias; y ello, en relación con los riesgos, relacionando la información recabada con la evaluación y análisis del sistema de gestión implantado, y proponiendo medidas de mejora reactiva, continua, tecnológica, creativa y la reorganización de los procesos, para un correcto funcionamiento del sistema.

[1] Sociedad Española de Radiología Médica [Internet]. Madrid: Sociedad Española de Radiología Médica; 2016 [acceso 10 de abril de 2016].  Ser Radiólogo, Una guía para considerar una especialización en Radiodiagnóstico. Disponible en:

http://seram.es/modules.php?name=webstructure&idwebstructure=207

[2] Sociedad Española de Medicina Nuclear e Imagen Molecular [Internet]. Madrid: Sociedad Española de Medicina Nuclear e Imagen Molecular; 2016 [acceso 10 de abril de 2016]. Qué es la Medicina Nuclear. Disponible en:

http://www.semnim.es/index.php?option=com_content&view=article&id=47&Itemid=53

[3] Reglamento sobre instalaciones nucleares y radiactivas. Real Decreto 1836/1999, de 3 de diciembre. Boletín Oficial del Estado, n. 313, (31-12-1999; modificado 26-03-2015).

[4] Gencat.es, Canal Empresa [sede web] Actualizada el 23/07/15. [Acceso el 13/05/16] Disponible en: http://canalempresaweb.gencat.cat/es/integraciodepartamentaltramit/tramit/PerTemes/Registre-dinstallacions-de-raigs-X-per-a-usos-medics

Licencia Creative Commons
Servicios de Radiodiagnóstico y Medicina Nuclear por Guadalupe Isabel Guzmán Caro – José Enrique Pérez Palaci se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Los residuos sanitarios y los riesgos ambientales

adminsec No Comments

ResiduosSanitarios_1

¿Qué se entiende por residuo? Cualquier producto del que su poseedor se desprenda o tenga la intención u obligación de desprenderse.

La gestión de los residuos constituye una de las principales preocupaciones ecológicas, tratándose, además, de un problema creciente y que tiende a complicarse a medida que la actividad humana, generadora de residuos, se diversifica y se intensifica, aumentando su potencial impacto ambiental.

Aunque como ante cualquier problema ambiental, la concienciación individual y la solidaridad colectiva (artículo 46 del Estatuto de Autonomía de Cataluña) son elementos imprescindibles para su resolución, la adecuada gestión de los residuos exige además una regulación exhaustiva, caracterizada por una marcada intervención pública. La norma fundamental en Cataluña es el Decreto Legislativo 1/2009, de 21 de julio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley Reguladora de los Residuos de Cataluña.

LOS RESIDUOS SANITARIOS COMO PROBLEMA ADICIONAL DE SALUD

ResiduosSanitarios_3

De manera particular, principalmente por sus potenciales riesgos para la salud humana, el legislador y las autoridades públicas han prestado una atención específica a los denominados residuos sanitarios.

La regulación vigente en Cataluña está integrada por las siguientes normas:

Se consideran residuos sanitarios las sustancias o los objetos generados en centros, servicios y establecimientos sanitarios de los cuales sus poseedores o productores se desprenden o tienen la obligación de desprenderse; es decir, que lo esencial para que un material o producto sanitario se considere residuo es que su utilidad o manejo haya finalizado, surgiendo entonces el riesgo de conservarlo y la necesidad de desecharlo.

Precisamente, el riesgo específico asociado a cada tipo de residuo es lo que determinará:

  • La clasificación de los mismos.
  • Las medidas concretas que hayan de adoptarse para su adecuada gestión.

Como consideración general, podría afirmarse que el riesgo adicional para la salud que representan determinados residuos sanitarios, además de los riesgos ambientales habituales, justifica la adopción de medidas especiales para su gestión.

CLASIFICACIÓN DE RIESGOS SANITARIOS

ClasificaciónResiduos

De acuerdo con la normativa catalana, los residuos sanitarios se clasifican en:

A) Residuos sin riesgo o inespecíficos:

Grupo I:

Residuos inertes que se asimilan a los residuos o urbanos domésticos generales y que son los mismos que podrían generarse en cualquier otro ámbito o actividad.

Grupo II:

Residuos específicos del ámbito sanitario, que son inertes o no especiales en un contexto general, pero que en el propio contexto hospitalario o clínico pueden dar lugar a riesgos específicos, en atención, por ejemplo, a pacientes enfermos o inmunocomprometidos. Se incluyen en este grupo, por ejemplo, los materiales de curas, secreciones y otros residuos no incluidos en el grupo III.

B) Residuos de riesgo o específicos:

Grupo III:

Son residuos especiales, que suponen un riesgo para la salud humana:

  • Residuos sanitarios infecciosos, capaces de transmitir alguna de las enfermedades infecciosas relacionadas en el anexo del Decreto 27/1999, como por ejemplo: cólera, difteria o tuberculosis.
  • Sangre y hemoderivados en forma líquida
  • Agujas y material punzante y cortante utilizado
  • Vacunas vivas y atenuadas
  • Cultivos y reservas de agentes infecciosos

Grupo IV.

Son los residuos especiales no incluidos en el grupo III:

  • Residuos tipificados en normativas singulares: medicamentos caducados, sustancias químicas, residuos radioactivos y otros.
  • Residuos citotóxicos (envases, materiales, restos que hayan estado en contacto con medicamentos para el tratamiento de cáncer).

GESTIÓN O TRATAMIENTO DE LOS RESIDUOS

Debe distinguirse:

  • Gestión intracentro: actuaciones que se llevan a cabo en el interior del establecimiento y que atienden a la naturaleza y al riesgo del residuo concreto de que se trate.
  • Gestión extracentro: tratamiento que se realiza una vez que los residuos salen del establecimiento y que atiende igualmente al nivel de peligrosidad, de acuerdo con la clasificación anteriormente mencionada.

Analizando actuaciones concretas, y centrándonos en los residuos de los GRUPOS III Y IV, merece destacarse, a modo de resumen, lo siguiente:

  • Residuos del GRUPO III: esterilización por autoclave y trituración posterior.
  • Residuos del GRUPO IV: incineración en instalaciones específicas.
  • En ambos casos: controles administrativos estandarizados y requerimientos concretos de transporte fuera del centro, bajo la supervisión de la Agencia de Residuos de Cataluña.
  • Residuos radioactivos: Su recogida y eliminación es competencia exclusiva de ENRESA, de ámbito estatal. En estos casos, el riesgo debe considerarse extremo, incluyendo su utilización por agentes terroristas.

PROYECTO DE SALUD, ÉTICA Y COMPLIANCE

La finalidad es ofrecer una gestión integral de los residuos sanitarios desde una perspectiva multidisciplinar, con respeto a la ética y el compromiso social y ambiental, con arreglo a la normativa y a las técnicas de prevención penales, a través de un diseño, implantación, auditoría y ejecución de un plan concreto de cumplimiento penal (Compliance).

Licencia de Creative Commons
Los Residuos como problema ambiental by Manuel Montesdeoca de la Fuente is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.