Mediación Sanitaria

Verificacion de la Seguridad en Cirugía como herramienta complementaria de Compliance

adminsec No Comments

Según la definición dada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la Cirugía mayor es “todo procedimiento realizado en quirófano que comporte la incisión, escisión, manipulación o sutura de un tejido, y generalmente requiere anestesia regional o general, o sedación profunda para controlar el dolor.” [i]

CE3

En países industrializados el 3 a 16% de los procedimientos quirúrgicos que requieren ingreso sufren complicaciones, con tasas de mortalidad o discapacidad permanente en torno al 0,4 – 0,8 aproximadamente.

Datos sobre la seguridad de la cirugía (Fuente: OMS: Alianza mundial para la seguridad del paciente. Segundo reto mundial por la seguridad del paciente. La cirugía segura salva vidas [i]):

  1. Hasta un 25% de los pacientes quirúrgicos hospitalizados sufren complicaciones postoperatorias.
  2. La tasa bruta de mortalidad registrada tras la cirugía mayor es del 0,5–5%.
  3. En los países industrializados, casi la mitad de los eventos adversos en pacientes hospitalizados están relacionados con la atención quirúrgica.
  4. El daño ocasionado por la cirugía se considera evitable al menos en la mitad de los casos.
  5. Los principios reconocidos de seguridad de la cirugía se aplican de forma irregular, incluso en los entornos más avanzados.

En el marco de los Retos para la Seguridad del Paciente que constituyen los proyectos bianuales de la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente, se publicó en el año 2008 el Listado de Verificación de la Seguridad Quirúrgica que tiene en cuenta los diez principales objetivos formulados por la OMS, en cuanto a la seguridad del paciente durante procedimientos de cirugía mayor.

Verificación

                           Fuente de elaboración propia: JEPP

Objetivo 1: El equipo operará al paciente correcto en el sitio anatómico correcto.

Objetivo 2: El equipo utilizará métodos que se sabe que previenen los daños derivados de la administración de la anestesia, al tiempo que protegen al paciente del dolor.

Objetivo 3: El equipo se preparará eficazmente para el caso de que se produzca una pérdida de la función respiratoria o del acceso a la vía aérea, y reconocerá esas situaciones.

Objetivo 4: El equipo se preparará eficazmente para el caso de que se produzca una pérdida considerable de sangre, y reconocerá esas situaciones.

Objetivo 5: El equipo evitará provocar reacciones alérgicas o reacciones adversas a fármacos que se sabe que suponen un riesgo importante para el paciente.

Objetivo 6: El equipo utilizará sistemáticamente métodos reconocidos para minimizar el riesgo de infección de la herida quirúrgica.

Objetivo 7: El equipo evitará dejar accidentalmente gasas o instrumentos en la herida quirúrgica.

Objetivo 8: El equipo guardará e identificará con precisión todas las muestras quirúrgicas.

Objetivo 9: El equipo se comunicará eficazmente e intercambiará información sobre el paciente fundamental para que la operación se desarrolle de forma segura.

Objetivo 10: Los hospitales y sistemas de salud públicos establecerán una vigilancia sistemática de la capacidad, el volumen y los resultados quirúrgicos.

CE2

La Alianza Mundial para la Seguridad del paciente de la OMS apoya a los Estados Miembros en la formulación de políticas y prácticas para la seguridad de los pacientes y lanza un reto cada dos años, siendo el primero relativo al control de infecciones nosocomiales y el segundo referente a la seguridad durante procedimientos quirúrgicos.

No obstante constituir una buena herramienta de control y auditoría de calidad de la atención integral al paciente quirúrgico, contarse con mucha información  gratuita y disponible para su implementación y , lo más importante,  y disminuir en un tercio la incidencia de complicaciones y muertes perioperatorias, estudios recientes están demostrando que el listado de verificación  de seguridad no se aplica con la uniformidad y la consistencia que sería deseable, y que incluso mal aplicado puede derivar en una “falsa seguridad” en el hacer de los equipos.

CE1

Si se tiene en cuenta lo espectacular de los resultados informados por la OMS, y que el listado de verificación sólo conlleva unos pocos minutos agregados a la rutina preoperatoria, cabe plantearse este apartado como parte especial y esencial de una gestión en Compliance que tome en cuenta las características y la idiosincrasia única de cada centro sanitario, adaptada a los procedimientos quirúrgicos específicos que se realicen en el mismo.

Porque evidentemente, más allá de lo difundido (aunque, aparentemente infra utilizado) de los recursos existentes en Cirugía mayor, si tenemos la visión de influir en el compromiso de los equipos  y ampliar la utilización del listado, adaptándola a procedimientos menores, según la capacidad del Centro Sanitario, tendremos, también, la capacidad medible de disminuir las incidencias y los riesgos y, por ende, de reclamaciones por malos resultados, litigios y/o mediaciones, con el correspondiente beneficio agregado para los pacientes y los equipos sanitarios.

Desde SEC Salud, Ética y Compliance le ofrecemos los servicios de auditoría para la mejora continua del Centro Sanitario, definiendo claramente los objetivos y los elementos del sistema detallando y relacionando las no conformidades detectadas, así como las recomendaciones para la mejora, y ello debido a que nuestro equipo es multidisciplinario.


Bibliografía.

  1. Christofer Rydenfält, Gerd Johansson, Per Odenrick, Kristina Åkerman, Per Anders Larsson. Compliance with the WHO Surgical Safety Checklist: deviations and possible improvements. DOI First published online: 18 January 2013. [acceso 24/05/16]. Disponible en:

http://intqhc.oxfordjournals.org/content/25/2/182.long

  1. Christofer Rydenfält, Åsa Ek, Per Anders Larsson. Safety checklist compliance and a false sense of safety: new directions for research. BMJ Qual Saf doi:10.1136/bmjqs-2013-002168 [acceso 24/05/16]. Disponible en:

http://qualitysafety.bmj.com/content/early/2013/10/03/bmjqs-2013-002168

  1. Steffie M van Schoten, Veerle Kop, Carolien de Blok, Peter Spreeuwenberg, Peter P Groenewegen, Cordula Wagner. Compliance with a time-out procedure intended to prevent wrong surgery in hospitals: results of a national patient safety programme in the Netherlands BMJ Open 2014;4:e005075 doi:10.1136/bmjopen-2014-005075. [acceso 24/05/16]. Disponible en:

http://bmjopen.bmj.com/content/4/7/e005075.full.pdf+html

  1. OMS Manual de aplicación de la lista OMS de verificación de la seguridad de la cirugía. La cirugía segura salva vidas [monografía en Internet]. Organización Mundial de la Salud; 2009 [acceso 24/05/16]. Disponible en:

http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/44233/1/9789243598598_spa.pdf


[i] OMS Alianza mundial para la seguridad del paciente. Segundo reto mundial por la seguridad del paciente. La cirugía segura salva vidas [monografía en Internet]. Organización Mundial de la Salud; 2008 [acceso 24/05/16]. Disponible en: http://www.who.int/patientsafety/safesurgery/sssl_brochure_spanish.pdf

Licencia de Creative Commons
Verificacion de la Seguridad en Cirugía como herramienta complementaria de Compliance by Cristina Eliopulos y José Enrique Pérez Palaci is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

La mediación como medio útil de resolución de conflictos en el ámbito sanitario

adminsec No Comments

heart-665184_640

Conflictividad  en el ámbito de la prestación del servicio sanitario.

El aumento de las reclamaciones en el ámbito de la asistencia sanitaria y así como el incremento de los casos de malos tratos a los profesionales de la salud, son cuestiones actuales que demandan soluciones al margen de su judicialización.

Recuerdo que, hace ya años, en una conferencia del que fuera magistrado del Tribunal Constitucional y Presidente de la Sala II del Tribunal Supremo, Enrique Ruiz Vadillo, sobre responsabilidad civil en el sector sanitario, el insigne jurista insistió en que en una gran parte de las reclamaciones y demandas judiciales interpuestas frente a profesionales de la salud e instituciones hospitalarias que había tenido oportunidad de resolver en su trayectoria profesional, latía en el fondo, más que una mala práctica, una mala relación paciente-profesional o la queja de una falta de atención, más personal que profesional, en momentos muy trascendentes y estresantes, tanto para la vida o salud del propio paciente, como de su familia.

Piedra_Mediación

Precisamente en tiempos de crisis en que la gente está más sometida a situaciones de estrés, y más susceptible, las estadísticas hablan de un aumento de reclamaciones y malos tratos a profesionales de la salud.

También el incremento muy importante de la inmigración proveniente de otras culturas, que ha experimentado nuestro país en esta última década, ha supuesto una fuente de añadida de malos entendidos y conflictos determinados por esa diferencia cultural y muchas veces idiomática.

En definitiva la gran mayoría de todas estas situaciones conflictivas, que habitualmente se resuelven por vía de denuncia administrativa o judicial, podrían solventarse, de manera mucho más eficaz y satisfactoria por medio de la mediación.

¿Qué es la mediación?

Define el art. 1 de la ley 5/2012, de 6 de julio, la mediación en asuntos civiles y mercantiles, como aquel medio de solución de controversias, cualquiera que sea su denominación, en que dos o más partes intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo con la intervención de un mediador.

meeting-1020146_640

  • Ventajas de la mediación:

Son muchas y no desdeñables las ventajas que ofrece la mediación frente a otros medios de solución de conflictos, como el sistema judicial o el arbitral.

Se podrían sintetizar en las siguientes:

1.- Frente a los otros sistemas de resolución de conflictos en que las partes se encuentran enfrentadas y regidas por el principio ganar/perder, la mediación se construye como un medio de resolución de conflictos en que las partes colaboran conjuntamente en la resolución de los mismos guiadas por el principio ganar/ganar.

2.- En la mediación son las propias partes – realmente interesadas – como nadie – en la resolución de su problema, quienes resuelven su conflicto. La resolución del mismo no se encomienda a terceros que pueden tener un interés escaso y no comprometido en la resolución de un problema que les es ajeno.

man-875702_640

3.- Si la mediación termina con un acuerdo, éste resulta, en consecuencia, como  algo alcanzado y querido por las partes, siendo, por tanto  una solución más aceptada y estable; por el contrario la solución judicial o arbitral del conflicto puede no contentar a ninguna de las partes o, al menos, desde luego a una de ellas.

4.- En la mediación, no hay pues vencedores ni vencidos. Y en consecuencia el coste psicológico es mucho menor.

5-  Sin duda el procedimiento de mediación resulta mucho más rápido y barato que un proceso judicial, que además puede tener una duración exasperante y un coste muchas veces inabordable, en caso de recursos.

6.- Intentada la mediación, aun cuando no se alcance un acuerdo o éste sea parcial, en la gran mayoría de los casos, las partes terminan satisfechas con el procedimiento al sentirse  capaces de hablar y dialogar racionalmente. Incluso, las estadísticas demuestran, que muchos procesos se retoman al paso de unos meses para terminar con un acuerdo total.

see-you-again-1013683_640

  • Principios esenciales que rigen la mediación:

Los principios esenciales que rigen la mediación son: la voluntariedad, la imparcialidad y la confidencialidad.

La mediación se basa en la voluntad de las partes de someterse a ella  y en  la libre decisión de acudir y permanecer en el proceso. Nadie está obligado a mantenerse en el procedimiento de mediación ni a concluir un acuerdo.

En la mediación resulta esencial la intervención imparcial y activa del  mediador, orientada a ayudar a las partes a resolver su  controversia.

La mediación solo tendrá éxito si las partes se legitiman mutuamente y legitiman al mediador en el procedimiento, manteniendo durante el mismo una actitud del respeto entre ellas y respecto del mediador.

El mediador debe facilitar la comunicación entre las partes y velar porque éstas dispongan de la información y asesoramiento suficientes; debiendo garantizar el equilibrio entre las partes y que las mismas intervengan en el procedimiento con igualdad de oportunidades; sin que el mediador pueda actuar en perjuicio o interés de cualquiera de ellas, debiendo de no  iniciar o  abandonar la mediación cuando concurran circunstancias que afecten a su imparcialidad. Antes de iniciar o de continuar su tarea, el mediador deberá revelar cualquier circunstancia que pueda afectar a su imparcialidad o bien generar un conflicto de intereses. Tales circunstancias incluirán, en todo caso:

a) Todo tipo de relación personal, contractual o empresarial con una de las partes.

b) Cualquier interés directo o indirecto en el resultado de la mediación.

c) Que el mediador, o un miembro de su empresa u organización, hayan actuado anteriormente a favor de una o varias de las partes en cualquier circunstancia, con excepción de la mediación.

En tales casos el mediador sólo podrá aceptar o continuar la mediación cuando asegure poder mediar con total imparcialidad y siempre que las partes lo consientan y lo hagan constar expresamente.

El deber de revelar esta información permanece a lo largo de todo el procedimiento de mediación.

Otro principio esencial que rige la mediación es la confidencialidad de todo lo que en el proceso se habla y se conoce. Tanto lo expresado por las partes en reuniones conjuntas con el mediador como lo que las partes expresan en las reuniones privadas con el mediador es confidencial, y esa confidencialidad está protegida por la ley.

La confidencialidad de la mediación y de su contenido impide que los mediadores y  las personas que participen en el procedimiento de mediación estén obligados a declarar o aportar documentación en un procedimiento judicial o en un arbitraje sobre la información y documentación derivada de un procedimiento de mediación o relacionada con el mismo, con dos muy determinadas excepciones:

a) Cuando las partes de manera expresa y por escrito les dispensen del deber de confidencialidad.

b) Cuando, mediante resolución judicial motivada, sea solicitada por los jueces del orden jurisdiccional penal.

El régimen que contiene la Ley se basa en la flexibilidad y en el respeto a la autonomía de la voluntad de las partes, cuya voluntad, expresada en el acuerdo que la pone fin, podrá tener la consideración de título ejecutivo, si las partes lo desean, mediante su elevación a escritura pública.

  • Las fases del procedimiento de mediación:

a) Exposición del Problema por las partes. Recolección de información. Identificación del problema:

La mediación se iniciará  preguntando a los interesados -las partes- cuál es el problema desde el punto de vista de cada uno de ellos. 

El mediador tratará de que las partes identifiquen los puntos principales de conflicto, cuáles son los intereses propios y los de la parte contraria, los elementos en principio renunciables y aquellos sobre los que a priori pueden hacerse cesiones en favor de la negociación y así como el punto de vista contrario. 

El mediador favorecerá la comunicación, comprensión y reconocimiento entre las partes, haciéndoles a cada uno ponerse en la posición del otro-. Tratará el mediador de buscar puntos de unión y objetivos comunes entre las partes y  ayudará a  que las mismas  identifiquen sus diferencias e identifiquen el problema (o de ser el caso los problemas).

Al identificar el problema, el mediador debe tratar de hacer ver a las partes cual es el punto central de su conflicto y hacerles entender cuáles son los riesgos y consecuencias que pueden presentarse de no lograr llegar a un acuerdo.

b) Generación de Opciones y negociación.

En esta etapa del proceso el mediador ayudará a las partes a explorar todas las opciones posibles para arreglar el conflicto, repasará los puntos en común y en discordia, podrá ofrecer a las partes posibles soluciones, siendo  lo ideal  que todas las opciones provengan de las propias partes y que el mediador solamente utilice algunas técnicas para estimular dicha generación de opciones. El mediador ayudará a identificar las posibles opciones y las partes negociarán para alcanzar un acuerdo.

c) Redacción del Acuerdo.

Si un acuerdo es alcanzado, el mediador ayudará a plasmar dicho acuerdo en papel, asegurándose que cada parte entiende perfectamente cuáles son sus términos así como su alcance. Una vez redactado el acuerdo se leerá incidiendo en que la aceptación y firma del mismo es voluntaria. Se dejará un periodo de reflexión para que las partes, tras él, firmen el acuerdo.

Dificultades que presenta la mediación

La mediación no está exenta de dificultades, las cuales no dejan de ser retos para conseguir las ventajas que la misma proporciona y antes hemos expuesto.

La aceptación de la mediación implica la necesariedad de desvestir el conflicto de todo aquello que lo ha rodeado desde su origen; de la diferente percepción que cada parte tiene de lo ocurrido; de los sentimientos, emociones o incluso de las ofensas generadas.

La mediación exige una actitud colaborativa que busque “objetivar” el conflicto y centrarlo como objeto de análisis y resolución; con el propósito de aumentar exponencialmente las posibilidades de consenso y de acuerdo.

El conflicto implica cambio y el cambio da miedo y respeto. Las partes deberán de desarrollar su capacidad de análisis. Potenciar las distintas visiones del problema: Imaginar cómo se ve el problema desde la otra parte  e intentar comprenderlo. Esto, no es sencillo, exige un gran esfuerzo para las partes, y grandes cualidades en el mediador para acompañar a las partes en este proceso; ayudarles a reflexionar, identificar sus intereses y explorar posibles alternativas para alcanzar un acuerdo que les satisfaga.

medical-563427_640

Experiencias y perspectivas de la mediación en el ámbito de la salud

La mediación en el ámbito  sanitario tiene todavía, a diferencia de otros países, escasa implantación. Se ha de destacar el proyecto de “Mediación Sanitaria” en colaboración entre la Universidad de Barcelona y el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya. Aun cuando este proyecto esté orientado hacia el sistema público de salud, sus experiencias, claramente positivas, en las unidades de mediación creadas por ejemplo en el Hospital de la Vall d’Hebrón o en el Consorci Sanitari de Terrassa, con el objeto de atender diferentes quejas y conflictos entre usuarios y profesionales, pueden extrapolarse a centros privados.  

En los próximos años se van ha producir muy importantes cambios, derivados del aumento de la esperanza de vida, del incremento del envejecimiento de la población, de la aplicación de muy novedosos e importantes avances tecnológicos para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades; de la aparición de nuevas modalidades de seguro con nuevas coberturas y nuevos métodos de determinación del riesgo y de las primas; nuevos modos de prestación del servicio sanitario y nuevos modos de organización del servició medico; todo ello junto con grandes cambios migratorios y sociales; que serán –Flujo_Mediación como toda novedad implica – fuente de conflictos, frente a los cuales la mediación se presenta como el mejor medio de solución, el más rápido, dinámico, interactivo y económico.

Como ha expresado el presidente de la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC), Dr. Juan José Rodríguez Sendin, “La Mediación protege al sistema sanitario, buscando la mejor manera para ponerse de acuerdo, poder compensar las consecuencias de los errores y evitar al máximo la Medicina defensiva, el encarecimiento del sistema y, por supuesto, la desconfianza de los pacientes hacia los profesionales“.

Licencia de Creative Commons
La mediación como medio útil de resolución de conflictos en el ámbito sanitario by Luis Suárez Mariño is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.